Lifestyle

Las rosas, el mejor regalo para un San Valentín romántico

febrero 14, 2017

San Valentín es uno de los días más especiales para las parejas, ya que tienen la oportunidad de rememorar el amor que comparten y decirse a través de cariños, regalos y frases tiernas lo mucho que se quieren.

Muchos son los que eligen para este día regalar flores a sus amadas. Y es que eso se debe a que la fiesta del día del 14 de febrero es celebrada en honor al sacerdote romano, ejecutado por casar a los soldados pese a la expresa prohibición del emperador Claudio de no hacerlo. La hija de un guardia, agradecida al sacerdote, plantó un almendro en flor cómo símbolo de amor. Desde entonces, las flores se han convertido en el intercambio favorito de los enamorados. A veces encontrar el ramo perfecto puede resultar difícil, pero lo cierto es que elegir un ramo de rosas, ya sean de tallo largo, de un rojo vívido carmesí o de un blanco níveo, siempre es una buena elección para decir a tu persona especial lo mucho que la quieres.

Un color, un mensaje de amor distinto

Las rosas bermellón de tallo largo suelen ser la opción más romántica para el Día de los Enamorados. El rojo vivo simboliza el amor eterno y sensual de los amantes, la pasión carnal, y a través de la belleza estilizada del tallo largo se demuestra el gusto exquisito del amante.

Pero los tonos encarnados no son las únicas opciones, hay un sinfín de colores que impregnan los pétalos transmitiendo mensajes muy distintos. Además, existen más de 100 especies diferentes de rosas apara elegir, casi todas ellas procedentes de Asia.

Los tonos níveos expresan pureza, un amor elegante y místico, un querer incipiente; mientras que las rosas de color áureo y azafranado, simbolizan un afecto alegre y vivo, la adoración hacia la persona amada. Sin embargo, las rosas añil o violáceas son atrevidas y expresan buenos deseos, la aspiración a un amor lleno y pleno que dure para siempre.

Combinaciones irresistibles

Cuenta una leyenda que el número de rosas que hay que regalar siempre debe ser impar. El origen de esta curiosa tradición se remonta a la época del amor cortés, cuando un caballero regalaba a su amada siempre un ramo par, y antes de concedérselo arrancaba una de las rosas y se la prendía de sus ropajes cerca del corazón, dejando una cantidad impar en el ramillete de la amada.

Además, estas flores no tienen por qué regalarse en solitario, existen combinaciones con otras especies florales que hacen que el ramillete brille y se dote de diferentes significados. De esta manera, un bouquet de rosas nacaradas y lirios en tonos pálidos expresan un amor tierno y puro. Una miscelánea de ellas de un rosado pálido junto con gerberas fucsias es una mezcla dulce y exquisita. Y si se quiere apostar por una composición diferente y arriesgada, un arreglo de rosas de diferentes colores evoca un arcoíris de emociones y sentimientos vivos.

También te puede interesar

1 Comentario

  • Contestar Irene febrero 17, 2017 en 10:11

    ¡Laraaaaaa! 😀

    Me encantan las leyendas que has contado en el post 🙂 Muy interesantes!!

    Espero que pasaras un feliz día de San Valentín… con lo bueno que es Sergio 😉

    Besos bella, xx

  • Responder